CÓMO LLEGAMOS A DEPRIMIRNOS


 En otra entrada del blog, hace ya bastante tiempo, escribí sobre la base neurológica de la depresión.(leer aquí)

En esta entrada explicaré cuales son los mecanismos psicológicos que nos llevan a la depresión. Para ello me apoyaré en los trabajos de Hugo Bleichmar sobre este trastorno.

Lo común en todas las depresiones es un sentimiento de impotencia. La persona se siente impotente para satisfacer una necesidad muy importante y a la vez se siente impotente para dejar de necesitarla

Este deseo o necesidad no siempre está formulado de una manera consciente y explícita, por lo que en ocasiones la terapia se centra en intentar entender sobre qué necesidad nos sentimos impotentes.

Como consecuencia de la sensación de impotencia aparecen los síntomas típicos de la depresión ( falta de motivación, inhibición psicomotriz, etc.)

Cuanto más pequeño es nuestro campo de deseos más vulnerables somos a la depresión, mientras que tener intereses variados es un buen protector.

Voy a hacer un pequeño repaso por algunas de las condiciones que pueden llevarnos a este estado subjetivo de impotencia:

  • Identificación con padres depresivos: Hay personas que han tenido padres depresivos y durante la infancia pueden aprender determinadas maneras de afrontar a realidad.

  • Realidad traumática: Situaciones que nos hacen sentir que no podemos controlar las cosas. Esta situación puede ser del pasado (situaciones en la infancia principalmente) o actuales. Son situaciones traumáticas para el sentimiento de potencia.

  • Déficits yoicos: Puede haber ciertas habilidades para satisfacer las necesidades que no hemos desarrollado, como habilidades sociales, capacidad de autoapaciguamiento de la angustia, etc. En estos casos la terapia se centra en el desarrollo de las capacidades necesarias.

  • Miedos: Tanto el miedo al abandono como el miedo al ataque pueden hacer que desarrollemos maneras de intentar protegernos de los supuesto peligros (como control obsesivo del pensamiento o de la acción) que producen a su vez un empobrecimiento de nuestra vida, o que puede llevarnos a la depresión. En estos casos la terapia se centra en el trabajo con esos miedos.

En esta brevísima entrada no están todos los caminos que pueden llevarnos a la depresión, pero nos señala lo importante de desarrollar terapias personalizadas, ya que dos personas con los mismos síntomas pueden haber llegado ahí por caminos diferentes por lo tanto hay que trabajar aspectos distintos.



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Sirve para algo ir al psicólogo?

CÓMO FUNCIONA EL NEUROFEEDBACK